Economía

STORNELLI NO IRÁ A DECLARAR A DOLORES Y PROCURACIÓN SIGUE TACHANDO SUSTITUTOS

Sumó argumentos para desplazar al juez que lo acusa y gana tiempo. Apoyo (parcial) de Corte a más recursos. Destino incierto del jury. Picardi y Mangano rechazaron ser reemplazos. Carrió vs. D´Alessio.

Por Gabriel Morini
El fiscal Carlos Stornelli no concurrirá hoy a prestar declaración indagatoria en el juzgado federal de Dolores, pese a ser la segunda citación en su contra que dispara el juez federal Alejo Ramos Padilla relativa a la causa de espionaje que instruye con relación al falso abogado Marcelo D´Alessio. Como confirmación a lo adelantado por Ámbito Financiero sobre su negativa a asistir como imputado, –que podría derivar en una declaración de rebeldía por parte del magistrado-, amplió ayer su intento de recusar a Ramos Padilla bajo el argumento del inicio de un proceso de juicio político en el que se embarcó el Gobierno, como causal de apartamiento.

Esa cuestión fue tema de conversación entre consejeros de la Magistratura durante la apertura del año judicial a cargo de la Corte Suprema con pronósticos de fracaso a la intentona oficial. Los consejeros jueces hicieron causa común para evitar que parte del legajo reservado que se instruye en Dolores sea parte del cúmulo de pruebas a las que acceda el diputado PRO Pablo Tonelli, sorteado como instructor. Sería el atajo para que el Gobierno fisgonee el contenido explosivo que surge de los datos que manejaba D´Alessio, uno de los objetivos del planteo de jury. Para colmo, y por unanimidad, el máximo tribunal le otorgó al juez los recursos que había pedido (tres contratos y un vehículo), lo que fue leído como un espaldarazo a su investigación. De todas formas durarán hasta el 31 de mayo. ¿Es la fecha tope para que toda la causa se mude a Comodoro Py?

En paralelo, la Procuración continúa sumando rechazos de fiscales a para sustituir a Stornelli al frente de la causa “cuadernos”. Ya suman más de 20 las negativas y los nombres de Franco Picardi y de Alejandra Mangano pasaron a engrosar la lista de integrantes del Ministerio Público Fiscal que se negaron reemplazar a Stornelli o sumarse a un equipo de trabajo como ya lo hicieron antes Guillermo Marijuan, Gerardo Pollicita y Eduardo Taiano, entre otros. El fiscal ante Tribunales Orales Diego Luciani no recibió ofrecimiento de la Procuración pero tampoco se sumaría: la idea de conformar un equipo precedió el escándalo D´Alessio con vistas a un eventual juicio pero se había desinflado y recién ahora se revitalizó. Desde los despachos de Eduardo Casal no van a hacer sonar todos los teléfonos de las fiscalías federales porque hay varios que identifican como díscolos a la gestión. Sería peor el remedio que la enfermedad. Stornelli resiste con cada vez menos herramientas lo que obligó a pensar en un “Plan B”: fiscales “volantes”, aquellos que son nombrados adjuntos de la Procuración sin un destino prefijado como posibles aspirantes a oxigenar el expediente que quedó eclipsado con el contenido de los teléfonos de D´Alessio y el interrogante que se abrió acerca de cómo tenía el anticipo preciso de los ejes del fallo de la Cámara Federal en el caso.

El abogado de Stornelli Roberto Ribas sumó causales de recusación derivadas de la exposición del juez en el Congreso por “prejuzgamiento” y lo relacionó al abogado defensor de Julio De Vido, Maximiliano Rusconi que fue aceptado como querellante en ese caso. El letrado era un “objetivo” sobre el que conversaron Stornelli y D´Alessio en sus charlas de WhatsApp. La Cámara Federal de Mar del Plata tiene en sus manos la recusación inicial y el planteo de nulidad. La defensa objeta que Ramos Padilla “pise” el pedido de inhibitoria para que todo se mude a Comodoro Py.

En el camino, Elisa Carrió salió a denunciar penalmente a D´Alessio por enriquecimiento ilícito y evasión, vinculándolo a todo el universo K cuando era funcionario de Enarsa. Y le colgó del escrito a su archienemigo Ricardo Echegaray por posible encubrimiento agravado. Recayó en el juzgado de María Servini. Hubo festival de presentaciones cruzadas: el abogado Marcelo Parrilli denunció al presidente Mauricio Macri y al Ministro Germán Garavano por abuso de autoridad y violación de los deberes por haber impulsado un jury para Ramos Padilla. Otra idéntica se sumó por parte de un denunciador crónico. Justamente Garavano que recibió los exabrutos de Carrió, debió ayer digerirlos como parte de una descripción de “estilo” de la diputada, y reafirmar que lo único relevante es el apoyo presidencial a su gestión.

La guerra de “carpetazos” acumula el siguiente saldo: la causa principal en Dolores; la denuncia de extorsión del empresario Gabriel Traficante contra D´Alessio; la denuncia de la AFI contra D´Alessio; la denuncia del propio Stornelli contra el falso abogado; la de Carrió por la supuesta conspiración de “presos K”; la de D´Alessio contra el secretario de Ramos Padilla por tener que abrir su teléfono; la de Carrió versus D´Alessio; y las dos que apuntan contra Macri por pretender destituir a Ramos Padilla. El panorama es caótico.

Fuente: ámbito.com

También te puede interesar