Economía

SIGUE BOOM DE SUV Y PICK-UP: CRECEN EN PARTICIPACIÓN EN 2019

Pese a la caída de las ventas, estos dos segmentos continúan ganando terreno, en detrimento de los sedanes y hatchbacks. Otro dato: también mejoró la penetración de los vehículos nacionales.

Por Horacio Alonso
El sector automotor no está pasando por su mejor momento por el derrumbe de las ventas que, en lo que va del año, bajaron cerca del 50%. Sin embargo, hay una tendencia que no se detiene y es la del avance de las pick-up y de los SUV, en detrimento de los clásicos sedanes y hatchbaks. Desde hace varios años, los consumidores se están volcando por vehículos de estos segmentos. En algunos casos por funcionalidad y necesidades laborales, en otros por moda. Lo cierto es que se trata de un cambio de hábito mundial que la Argentina no se queda al margen.

Si se analizan los patentamientos del primer trimestre de este año, se percibe un crecimiento de estos modelos. Por ejemplo, los Sport Utility Vehicle pasaron de representar el 15% del ranking de patentamientos de automóviles que elabora ACARA, entre enero y marzo de 2018, al 20,6% del mismo período de este año. En países de Europa, este segmento ya supera el 30% de la participación de las ventas totales y es por eso que todas las automotrices apuntan para los próximos lanzamientos a satisfacer la demanda de los consumidores con más modelos de este tipo. El gusto por los SUV crece en las franjas más jóvenes de los compradores. Las víctimas son los vehículos con las siluetas tradicionales de dos o tres volúmenes. Hay numerosos ejemplos en la Argentina como en la región que confirman esta situación. Los locales Renault Fluence y Ford Focus, que llegaron a su final de vida, sufrieron las consecuencias de este fenómeno. Otros casos como los Peugeot 308 y 408 o el Citröen C4 van en ese camino. En Brasil, se acaba de anunciar que el Fiesta de Ford también se dejará de fabricar. Este caso es curioso porque este modelo dio origen a la Ecosport, que es el SUV que lidera las ventas en mercados como el argentino.

En el caso de las pick-up hay dos factores que llevan a su auge. El primero tiene que ver con la tendencia ya mencionada por parte de un público que huye de las siluetas tradicionales. A esto se suma que las actuales “chatas”, por nivel de equipamiento y prestaciones, son vehículos confortables para el uso diario. El otro elemento que impulsa las ventas tiene que ver con sectores que crecen pese a la crisis. El campo, la industria del petróleo y gas y la minería son los principales impulsores de este “boom”. Es por esto que el segmento de las pick-up creció en el último año -comparando trimestre contra trimestre- del 15,1% al 17%, sin tener en cuenta a vehículos pesados y buses. En este caso, la Toyota Hilux es su principal exponente que, además, cuenta con otro mérito, No sólo lidera el segmento de las pick-up sino que en 2018 fue el modelo más vendido del mercado, incluso por encima de los autos más económicos. Esa posición la mantiene en lo que va de este año. A diferencia de los que sucede con los SUV y los autos en general, que son principalmente importados, la pick-up de Toyota se produce en el país, en un contexto de especialización de la Argentina en este tipo de vehículos. La VW Amarok, la Ford Ranger y la Nissan Frontier son otros representantes locales de pick-ups. Incluso, la participación de las “chatas” nacionales en ese segmento también está en crecimiento. Pasó de 61% en 2018 a 64% en lo que va del 2019.

En realidad, a parte de las cuestiones particulares del segmento, los autos nacionales ganaron participación en el inicio del 2019 en su categoría. Del 14,7% que representaban en el primer trimestre del 2018, hoy llegan a significar el 18,3% de las ventas del segmento de automóviles y SUV. La mayor penetración del Fiat Cronos y el fuerte empuje del VW Surán que, con precios muy competitivos por su final de producción, mantuvo la demanda respecto al año pasado cuando el mercado cayó a la mitad, explican esta situación. De todas maneras, esta es una situación particular ya que a lo largo del año se irá modificando cuando este modelo de VW, más el fin de producción del Focus, disminuyan la oferta de autos nacionales.

También te puede interesar