Política

RECRUDECE LA INTERNA EN LA CORTE: QUITAN A ROSENKRANTZ CONTRA DE LA INFORMACIÓN JUDICIAL

El Máximo Tribunal nombró a Pablo Mendez al frente del Centro de Información Judicial (CIJ), un funcionario leal al entorno de Ricardo Lorenzetti.

Tres jueces de la Corte Suprema de Justicia le quitaron el control de la información judicial al presidente del Máximo Tribunal, Carlos Rosenkrantz, avivando la interna judicial y horas después de que el cuerpo de magistrados lo dejara solo con su voto a favor de que los jubilados paguen Ganancias.

Como si esto fuera poco, sumó un ingrediente la diputada nacional de Cambiemos Elisa Carrió, quien arremetió contra el antecesor titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti.

El órgano de Justicia nombró a Pablo Mendez al frente del Centro de Información Judicial (CIJ), el sitio web donde se publican las sentencias de los tribunales de todo el país.

La designación de Méndez es interpretada como una señal, dado que es un funcionario leal al entorno de Lorenzetti, quien durante su mandato creó al CIJ y lo mantuvo bajo su órbita.

La decisión de quitarle la información judicial a Rosenkrantz fue firmada por los jueces Lorezetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti.

La decisión del trío judicial generó enojo en «Lilita» Carrió, quien apuntó directamente contra Lorenzetti en una serie de mensajes que publicó en su cuenta de Twitter.

«Al no poder hacerle un golpe de estado al presidente de la República, Lorenzetti le hace un golpe de estado al presidente de la Corte. Vamos a denunciar esto en el marco de la OEA y en la justicia argentina», arrancó Carrió en esa red social.

Posteriormente, la diputada nacional agregó: «Lorenzetti se reúne en forma periódica invocando una supuesta logia y arregla juicios como el caso de San Luis».

«Le pido al juez Rosenkrantz que se mantenga en su cargo y no renuncie. La democracia depende de su permanencia», cerró así los mensajes la líder de la Coalición Cívica en Twitter.

Esta es la segunda vez que le recortan poder al presidente del Máximo Tribunal, ya que la primera medida fue tomada a fines del año pasado cuando Lorenzetti, Maqueda y Rosatti decidieron que las decisiones administrativas de la Corte iba a dejar de estar en manos del presidente y establecieron que debían contar con tres firmas.

Rosenkrantz había inaugurado días atrás el año judicial con un discurso de una fuerte autocrítica hacia el Poder Judicial y había advertido sobre la pérdida de confianza de los tribunales de cara a la sociedad.

Fuente: ámbito.com

También te puede interesar