Economía

LOSER SOBRE SUBASTAS DE HACIENDA: «ESTÁ BIEN SIEMPRE QUE NO SE CONVIERTAN EN UNA INTERVENCIÓN CONSTANTE»

Por Cecilia Camarano
Para el ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI) para América Latina, Claudio Loser, hay un “repunte” en la actividad económica del país. “Lo que sucede es que es un repunte desde un pozo, entonces uno demora en salir”, fue el diagnóstico que vertió sobre la coyuntura local.

Mientras el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunciaba desde Washington que el Gobierno subastará u$s 60 millones por día a partir de abril y hasta fin de año para evitar nuevas corridas, el economista argentino dialogó con ámbito.com, y remarcó que este debe ser “un instrumento de reserva” y no “una intervención constante”.

Dólar, inflación, y política monetaria, fueron temas acerca de los cuales brindó su diagnóstico, aunque tampoco esquivó un análisis del escenario electoral con nombres propios.

Periodista: ¿Sigue de cerca el acuerdo del gobierno argentino con el FMI? ¿Cómo cree que viene desarrollándose?

Claudio Loser: En cuanto a los objetivos cuantitativos que se negociaron, yo creo que no hay sorpresas mayores ni veo problemas en completar la visita trimestral. No hay posibilidad de que no se concreten los desembolsos. Hay tres temas de coyuntura que son importantes en este marco, son la actividad económica, la inflación y el tipo de cambio. Lo que yo veo es que en Argentina esos tres elementos se consideran muy negativos respecto al acuerdo con el Fondo, y yo diría que no lo son. Porque hay que ver qué es lo que las autoridades pueden manejar, y eso es el déficit fiscal, las reservas, y la política monetaria. Todo eso está más o menos bajo control.

P.: ¿También el tipo de cambio?

C. L.: El tipo de cambio y la inflación tienen una dinámica que no está totalmente relacionada a la política cambiaria en el corto plazo. Se ajustó mucho la política monetaria de no emisión, pero de acuerdo a mi experiencia, lleva tiempo que el impacto sobre los precios se dé. Entiendo que la gente se asusta, pero en realidad es mejor para Argentina que tenga esa banda ancha antes de que tuviera un tipo de cambio fijo o se moviera en una banda muy angosta.

P.: Mencionó un tercer tema, la actividad económica, ¿le preocupan los índices oficiales?

C. L.: Sobre la actividad económica yo no puedo opinar como un argentino que vive en su país todos los días. Entiendo que la gente piensa que está en un pozo de actividad porque está débil, pero creo que hay indicadores, como los del campo por ejemplo, de que hay repunte. Lo que pasa es que es un repunte desde un pozo, entonces uno demora en salir.

P.: ¿Y cómo explica que este repunte del que habla no se sienta en los bolsillos de los consumidores?

C. L.: La gente vive mucho el día a día como si fuera lo peor, los precios de la electricidad y el agua suben, la clase media ya no puede viajar al exterior. Entonces mira esas cosas y dice “estoy peor”. Lo pongo en términos médicos: el doctor me dice “tenés que hacer esta dieta, tomar este remedio”, y yo pienso “debo estar mejor, pero no me siento mejor”.

P.: ¿Cuál es su opinión sobre el anuncio de Nicolás Dujovne, quien dio a conocer que se realizarán subastas diarias por un monto total de u$s 9600 millones para contener al dólar?

C. L.: Me tomó un poco de sorpresa el monto de la intervención. Pienso que es interesante, está bien siempre que no se convierta en una intervención constante para mantener el tipo de cambio fijo, hay que mantenerlo como un instrumento de reserva para cuando hay movimientos muy marcados en el tipo de cambio.

P.: ¿Está de acuerdo con que se usen reservas para contener el dólar?

C. L.: No me gusta desde un punto de vista conceptual. Pero desde un punto de vista pragmático pienso que montos no demasiado grandes utilizados cuidadosamente pueden ayudar, que es lo que hacen todos los países con características como Argentina. Yo creo que está bien, pero debe haber un piso de reserva. Si se quiebra el piso de reservas sería sumamente negativo.

P.: ¿Qué valor debería tener el dólar en Argentina?

C. L.: Creo que el valor es adecuado. Si es cierto el dólar está alto pero no son niveles locos de depreciación. Hay márgenes, un poquito más para abajo o para arriba. Lo que sucede es que los elementos para controlar el dólar no son las operaciones de cambio sino un resultado fiscal fuerte y una política monetaria fuerte. Un sesenta o más de tasa de interés es alto, y eso me asusta un poco, pero creo que el dólar va a dejar de moverse. Hoy en todo el mundo uno tiene que vivir con un dólar alto. Yo esperaría que, manteniendo las políticas dentro del programa del Fondo, no hay razones para que haya un disparo del dólar. Yo no diría que está situación es comparable con 2018, porque ahora el país dispone de fondos.

P.: Hace un año atrás usted afirmaba, sobre el acuerdo con el FMI, que un monto de u$s 30 mil millones le parecía «una cantidad muy grande”. La cifra casi se duplicó…

C. L.: El monto le ayuda a la Argentina. No creo que tenga que ser mayor porque sería volver a que el país se confíe y dependa de esos fondos para salir. Hemos tenido la experiencia de este gobierno en 2018, y recuerdo poniéndome histórico (Domingo) Cavallo y a (Fernando) de la Rúa en 2001, e incluso (Carlos) Menem en los años 90, todos ellos se confiaban “va a venir el dinero”. Creo que acá tenés para mantenerte, pero vos tenés que hacer el trabajo.

P.: ¿Le preocupa cómo se va a hacer frente al pago de la deuda contraída con el FMI?

C. L.: La deuda pegó un salto muy fuerte debido a la devaluación más que al endeudamiento en sí mismo, y eso crea problemas, lo que técnicamente se denomina “sostenibilidad de la deuda”. A lo que hay que estar atentos es a que la deuda no crezca más, ni crezca más rápido que el PBI. La gente está muy preocupada por la liquidez para pagar esto, pero yo no estoy tan preocupado, quiero decir, no es que todo va a andar bien y se va a arreglar, sino que cuando llegue el momento, si la situación económica mejora, que esperemos que sí, entonces no creo que haya problema. Sí va a haber ruido, pero si el Gobierno cumple con los objetivos fiscales, en términos de déficit primario, y hay un repunte de actividad económica, yo no creo que haya problema para afrontar el pago de la deuda.

P.: ¿Cómo cree que impactará el escenario electoral en la economía?

C. L.: Este es el elemento más complejo, porque todos están nerviosos. Los empresarios y los financistas internacionales dicen “nosotros tenemos simpatía por el Gobierno de Macri y Cambiemos”. El tema es quién será la alternativa, yo creo que hasta que no se conozca, la incertidumbre se va a mantener. Si hay un opositor fuerte de izquierda o del populismo, yo creo que los agentes económicos se pondrían muy nerviosos.

P.: ¿Y cuál es su opinión de los posibles candidatos a disputarle la presidencia a Mauricio Macri? ¿Tiene algún favorito?

C. L.: Si Cristina es la candidata opositora yo creo que Macri tiene más posibilidades de ganar. A Lavagna lo conocí cuando yo trabajaba en el FM, es un tipo duro y en la parte económica quizás haya cosas que no sean del agrado de muchos, pero es un hombre serio, que entiende el negocio, eso hace de él un candidato importante. Massa es un oportunista, él sabe que no tiene números grandes y verá con quién hace alianzas.

P.: Días atrás Domingo Cavallo, Ricardo López Murphy y Miguel Ángel Broda anunciaron un plan económico de su autoría que están dispuestos a compartir con quien llegue a la presidencia. ¿Le interesa una propuesta de ese trío?

C. L.: Salvo algunas peleas, son todos buenos amigos. Me asusta un poco Cavallo. Pero con la presencia de Broda y López Murphy me parece que puede tratarse de propuestas muy interesantes.

También te puede interesar