Política

LA UIA RECONOCE QUE YA HAY MASIVAS PÉRDIDAS DE EMPLEOS

La actividad fabril sufrió la baja de más de 4.000 puestos de trabajo en el mes de agosto, según se desprende de un relevamiento de la Unión Industrial. Y todavía lo peor está por venir

La actividad productiva industrial registró en septiembre un derrumbe del 7,7% en comparación con igual período de 2017 y la pérdida de empleos en el sector se aceleró en agosto, con una caída de 4.162 puestos respecto de julio, según un informe de la Unión Industrial Argentina (UIA).

Además, la central fabril informó que los datos preliminares de la producción industrial de octubre muestran una desaceleración con respecto a sus volúmenes previos: los despachos de cemento se contrajeron 8,9%, mientras otros materiales de la construcción 17,3%.

En cuanto al empleo industrial registrado, en agosto (último dato disponible) se observó una contracción mensual del 0,36% (una pérdida de 4.162 puestos de trabajo), siendo el noveno mes consecutivo con tendencia negativa.

Respecto de agosto 2017, hubo 32.622 asalariados menos, una baja de 2,74%, se observa una aceleración en la pérdida de empleo, ya que en el primer trimestre, la caída fue de 1,2%, en el segundo de 1,8% y en los últimos dos meses la pérdida fue de 2,6%.

Con relación a agosto anterior, la actividad manufacturera experimentó un retroceso del 3,8%, indicó la entidad fabril en el comunicado.

“La baja de septiembre fue generalizada para todas las ramas industriales con excepción de metales básicos y de papel que no presentó variaciones: diez de los doce rubros analizados presentaron caídas”, explicó la UIA.

Aunque la caída del 7,7% publicada por la UIA es de gran magnitud, todavía más importantes son los relevados por el INDEC sobre la actividad industrial. De hecho, el organismo estadístico oficial afirma que la industria se derrumbó un 12% en septiembre, en la que fue su peor retroceso en los últimos 16 años.

La menor demanda de productos está generando una infrautilización de las plantas fabriles, lo que en muchos casos también impacta en despidos y suspensiones.

En concreto, la utilización de la capacidad instalada en la industria alcanzó en septiembre un promedio del 61,1% y retrocedió 7,8 puntos porcentuales respecto del nivel que tenía en el mismo mes del 2017, según informó este martes el INDEC. En otras palabras, el 39% de la capacidad productiva argentina se encuentra ociosa.

De acuerdo con las cifras, la producción de productos de caucho y plástico, la edición e impresión, la industria textil, la metalmecánica y la automotriz, están funcionando por debajo de la mitad de su capacidad productiva.

Fuente: Info Gremiales

También te puede interesar