Economía

EL MERCADO DE BONOS BASURA YA GENERAN MÁS QUE CAUTELA

LOS CÉLEBRES «JUNKS BONDS» O BONOS DE ALTO RIESGO VIVEN UN RENACER QUE COMIENZA A INQUIETAR – Varios expertos advierten que hay señales para la toma de ganancias. Temen que se cree otra burbuja.

Por Jorge Herrera
Los bonos de alto rendimiento, también conocidos como bonos basura o “junks bonds”, viven su mejor momento desde 2016 tras alcanzar rentabilidades superiores al 4,5% en EE.UU. y del 2,6% en Europa. Sin embargo, en las últimas semanas surgieron señales inquietantes en este mercado como por ejemplo el fuerte aumento de las posiciones bajistas (short interest o vendido en corto sin cubrir), fiel indicador del sentimiento pesimista de los inversores. En el gráfico se ve claramente la espectacular suba registrada recientemente, siendo la mayor desde 2010, lo que refleja el fuerte incremento de la aversión al riesgo por parte del mercado. Además en las últimas jornadas se alzaron varias voces prestigiosas e influyentes como los expertos de Fidelity o el propio gurú de los junks bonds, el fundador y CEO de Double Line Capital, Jeffrey Gundlach, que casi al unísono advirtieron a los inversores que lo mejor era mantener la cautela en este mercado.

En el caso de Gundlach, se manifestó a favor de salir y tomar ganancia en los bonos basura a los precios actuales, a pesar del renacimiento acontecido y los altos rendimientos. Le preocupa que los inversores se sientan atraídos tanto por la compra de acciones como por los bonos basura y préstamos apalancados en un intento de aprovechar las caídas. Esto le preocupa porque le recuerda a cómo se desarrolló la crisis crediticia en 2007/08.

Según Fidelity, en el caso de los bonos basura estadounidenses la rentabilidad alcanzada (+4,5%), que es la mayor desde 2009, se explica por la mayor tolerancia al riesgo que alimentó la Fed junto con el rebote de los precios del petróleo. En momentos en que el mercado de bonos basura se ha reactivado, a la gestora estadounidense le inquieta que en diciembre se registraron muy pocas emisiones, de modo que si la rentabilidad bajara se produciría un fuerte incremento de la oferta, como parece que puede ocurrir si se producen muchas refinanciaciones. Por ello aconseja un enfoque neutral basado también en el hecho de que han aumentado mucho los defaults corporativos y estaduales. En el caso de los bonos basura europeos, que están muy por debajo de los de EE.UU., tanto por rentabilidad como por diferencial, Fidelity advierte que están muy expuestos a la estabilidad política, que en estos momentos tambalea al Viejo Continente con el combo del “brexit”, los problemas de Italia, los comicios europeos de mayo y las elecciones presidenciales en España recién convocadas para fines de abril. La posición de Fidelity respecto a los bonos basura europeos también es neutral, pero destaca que, en este caso, sí ofrecen una compensación adecuada por los riesgos que acechan a la política europea. Solo los bonos basura asiáticos son del total agrado de la gestora que considera que se están dando las condiciones necesarias para que la recuperación que vivieron en enero sea duradera. Considera que una Fed menos restrictiva ha ayudado a estos activos en general, pero en el caso específico de Asia, ha resultado determinante la continúa mejora de las condiciones crediticias. Al respecto vale señalar que el banco central chino ya se ha posicionado a favor de relajar su política monetaria, lo que impulsa sin duda a los bonos basura chinos. Además, las negociaciones comerciales entre China y EE.UU. parece encaminarse por buen camino, o mejor dicho, no descarrilarse, después que el presidente Trump abrió la puerta para alargar las conversaciones más allá de la fecha tope, fijada para el 1 de marzo. Para los expertos, este retraso puede arrastrar a estos activos, reconocen que sería mucho peor no alcanzar un acuerdo.

Fuente: ámbito.com

También te puede interesar