Economía

EL FUTURO DEL DÓLAR: LO QUE SARTRE LE ENSEÑA A SANDLERIS

El dato de estas horas es el “gesto” del BCRA ante el salto del dólar. Fue casi un trabajo de pinzas. Por un lado, utilizó pesos de la salida de las Lebac para alejar al tipo de cambio de la base de las bandas. Inmediatamente después decidió sobrecumplir la meta de emisión monetaria para el mes.

Por Julián Guarino
Guido Sandleris, el titular del BCRA, será recordado por algo que los habitantes del Viejo Continente aprenden desde que son niños y que Sartre, el gran filósofo, solía aconsejar: que todos los medios son buenos cuando son eficaces. La volatilidad parece no ser bienvenida en las huestes del Gobierno para las próximas semanas. Mucho menos, si la que pega los saltos en forma espasmódica es la cotización del dólar.

Por eso los cuarenta pesos que alcanzó la divisa hace apenas algunos días (el viernes cerró $ 38,80) luce como un escenario lejano. Y es dinámico: podría alejarse cada vez más. Para empezar, se espera mayor demanda de dinero, algo lógico porque hablamos de las semanas donde habrá que pagar aguinaldos. Por eso la meta oficial se vuelve “más blanda” y habilita mayor expansión en la cantidad de dinero.

El dato de estas horas es el “gesto” del BCRA ante el salto del dólar. Fue casi un trabajo de pinzas. Porque por un lado, Sandleris utilizó pesos de la salida de las Lebac para alejar al tipo de cambio de la base de las bandas. Fue, de alguna forma, una señal, que mostró al Gobierno dispuesto a intervenir para que quede claro que las bandas se respetan. La reacción del dólar (en rigor, del peso argentino) fue debido a una inyección de más de $ 120.000 millones como resultado del proceso de desarme de Lebac. A eso se sumó más dinero, producto de una licitación de Leliq que dejó en el mercado casi $ 80.000 millones adicionales, expandiendo la base.

Pero inmediatamente después, rápido de reflejos y para que no queden dudas que no iba a permitir un salto demasiado importante, decidió sobrecumplir la meta de emisión monetaria para el mes y entonces absorbió más de $ 100.000 millones. En rigor, las licitaciones de Leliq contrajeron $ 106.000 millones.

Esto habilita a pensar que en las próximas semanas, el dólar seguirá un curso medio, alejado de la banda inferior pero, sobre todo, muy lejos de la banda superior de las valoraciones que fija el BCRA y que tiene como techo una cifra por encima de los $ 46.

En rigor, ahora, el BCRA llega más cómodo. Es que producto del programa del FMI, Sandleris puede expandir la base monetaria hasta 6% respecto de los niveles de septiembre. Es un “bonus” dicen en el mercado, una especie de regalo de Navidad en momentos donde se da una suba en la demanda de pesos.

Por otro lado, queda claro que la “banda de Sandleris” seguirá siendo una referencia para las próximas semanas. Porque como también decía Sartre, “reza, pero no dejes de remar hacia la orilla”.

También te puede interesar